cuidar los dientes en verano

Con la llegada del verano pasamos mucho tiempo fuera de casa haciendo los viajes que tanto llevábamos esperando y visitando nuestros restaurantes favoritos. Salir de nuestra rutina habitual puede llevarnos a descuidar nuestra salud bucodental y nuestros dientes.

Durante este periodo se puede acumular placa bacteriana en nuestra boca que, a la larga, se convertirá en sarro. Para evitar sustos a la vuelta de las vacaciones te contamos unos sencillos consejos para mantener cuidada tu boca y dientes durante el verano:

Ten siempre a mano útiles de higiene

Estar de vacaciones no es una excusa para dejar de realizar una limpieza adecuada de tus dientes tras cada comida. La mejor manera de estar siempre preparado cuando salgas de casa es preparar un pequeño kit de higiene con los elementos básicos: cepillo de dientes, dentífrico, hilo dental y colutorio. Puedes llevarlo siempre contigo en tu bolso o mochila y asegurarte que allá donde vayas puedes mantener la higiene de tus dientes.

Utiliza las fundas de tus tratamientos dentales

No seguir la rutina y los horarios a los que estamos acostumbrados durante el resto del año puede provocar que nos relajemos en el mantenimiento de nuestros tratamientos dentales. Es muy importante que seamos constantes y utilicemos las fundas, férulas o retenedores que nuestros dentistas nos han aconsejado llevar. Si nos descuidamos en este aspecto, puede que a la vuelta de vacaciones ya no se ajusten adecuadamente a la posición de nuestros dientes y que los resultados del tratamiento no sean tan buenos como esperábamos.

Cuida lo que comes

Para mitigar el sofocante calor del verano recurrimos con cierta frecuencia a bebidas y alimentos fríos como helados o refrescos con hielo, lo que puede hacer que nuestros dientes sean más sensibles frente a estos cambios de temperatura, lo que se conoce comúnmente como hipersensibilidad dental. El consumo de alimentos y bebidas con alta cantidad de azúcar durante un tiempo prolongado puede provocar caries en nuestros dientes. Para evitarlo, mantén tu rutina de higiene cepillando tus dientes tras cada comida, controla las cantidades que consumes de estos alimentos y decántate por las comidas que no contienen azúcar.

Modera el consumo de tabaco

Cuidar el consumo de tabaco debería ser una tarea que hay que mantener durante todo el año, pero es en verano cuando más relajados estamos y cuando tenemos más horas de ocio. Esto puede provocar que nos descuidemos y fumemos más durante este periodo. Las consecuencias directas que puede tener este hábito en nuestros dientes son halitosis o mal aliento, amarilleamiento de los dientes y mayor probabilidad de sufrir una enfermedad periodontal.  

 

Si deseas realizar una revisión de tus dientes a la vuelta de vacaciones no dudes en consultar con la Clínica Dental Stoma en Montecanal (Zaragoza).